viernes, 13 de febrero de 2009

Hernán Jimenez en la Berlinale. Entrevista

En estos días en Berlin todo es la berlinale. Cientos de personas entre directores, actores, guionistas, productores, técnicos, personal de la industria del cine y espectadores de muchísimos países se concentran en esta ciudad. Unos para presentar sus películas, otros para verlas, el asunto es que en la calle se siente el ambiente del Festival.
Y Costa Rica no es la excepción. Hasta donde tengo información son 3 las personas que están aquí por diversas razones participando en el Festival, a las 3 las he visto y la idea fué entrevistarlas.
El primero que entrevisté fué a Hernán Jiménez, joven actor, director de teatro y cine, productor, y mucho más. Después de dejar por muchos años Costa Rica, Hernán vuelve a Costa Rica y en unos 4 años parece encontrar el espacio adecuado para desarrollarse en varios medios, como la televisión, el teatro, el cine, el guión, entre otros.

Y no es poco, porque en todos o la mayoría de sus proyectos tuvo bastante éxito, como fué su paso a cargo de la dirección del exitoso programa de televisión la Media Docena, el documental Doble llave y cadena premiado en la muestra de cine costarricense como Mejor Opera Prima, Mejor Musicalización, Mejor Edición, Premio del Público, o Averia de la Conciencia (Mejor Dirección de Arte, Mejor Actriz), Las Ganas (Mejor Actor, Mejor Edición, Mejor Guión), Una tarde cualquiera (Selección Oficial: Festival Int’l de Cortos de Sao Paulo, Festival Int’l de Cortos de Miami, Festival Icaro Internacional y Festival de Cine de Nueva Orleans) además de escribir una obra de teatro aclamada por el público, Hablando se entiende la gente, y un Stand Up comedy que llenó teatros y bares Al derecho y al revés.

Para rematar la cosa se manda con el piloto de una serie televisiva Los Justicieros, también escrita y dirigida por él, la cuál desafortunadamente no tuvo apoyo de las televisoras locales.¡¡Que desperdicio!! Ahuevado con eso emprende su proyecto del primer largometraje A ojos cerrados, el cual filmado en pocas semanas y con bajo presupuesto lo trajo directo a Berlin del 5 al 12 de febrero, 2009. Para terminar con esta revisión de sus últimos pasos cree necesario completar su formación con lo que obtiene una beca para estudiar cine en el San Francisco Art Institute, donde empezó sus cursos hace mas o menos un mes. Un personaje joven de la cultura costarricense, trabajador y empeñado, abierto al mundo, a conocer y experiementar en nuevos horizontes.
He aquí la entrevista:
1-Hernán contame estás en la Berlinale en un programa para buscar productoras o distribuidoras que se interesen en tu pelicula, de que se trata exactamente?
En el marco del EFM (Mercado de la Berlinale), la revista Haciendo Cine de Argentina en colaboración con el Festival, organiza una sección llamada Latin American Works in Progress. Consiste en la selección de 6 pelis latinoamericanas en post-producción para que vengan a la Berlinale y conseguir tanto fondos para terminarla, como posibles acuerdos de ventas o distribución. Además organizan dos screenings en los que se muestra el trailer a invitados especiales y se hace un “pitch”, que es como una presentación del proyecto y por qué vale la pena.

2-¿Cómo llegaste a este programa?
Haciendo Cine tiene una convocatoria abierta a cualquier largometraje de América Latina en fase de post-producción.

3-¿Cómo sentiste el ambiente?¿Lograste algún contacto importante?
Al principio te intimida. Después de meses de convivir con tu proyecto y tus angustias te empezás a creer que es la única peli del planeta, y de pronto te das cuenta de que este año se hicieron mil. Eso es muy sano. Y sí, hay contactos importantes de agencias de distribución que están interesadas en el proyecto. Pero no han visto la peli. Cuando la vean, si les gusta, se pueden generar cosas más concretas.

4-¿Que te pareció en general lo que pudiste ver de la Berlinale?
No ví absolutamente nada. Las horas de sueño en la mañana eran preciadas, y cuando llegué a buscar boletos, nunca encontré nada…

5-¿Que te pareció la ciudad de Berlin, entre reuniones y actividades?
No es hermosa, pero me encantó. Tiene una vida que sinceramente no me esperaba. Me encanta entrar a una estación de metro en la madrugada y chocar con ríos de gente. Además, creo que la Berlinale le da un tono festivo a casi cualquier cosa que se haga. Pareciera estar presente en cada esquina. Aunque uno no vea las películas.
6-A Ojos cerrados es tu primer largometraje escrito y dirigido por vos, tengo entendido que fué filmado en poco tiempo, con un equipo reducido pero muy bien escogido, y con bajo presupuesto. ¿Cuáles han sido las lecciones más importantes de esta experiencia que aún no termina?

Por un lado te percatás de todos tus defectos. La impaciencia, los berrinches y la todo-poderosa inseguridad. Te das cuenta de que solo con calma sacás un proyecto así de grande adelante. Pero para no concentrarse en lo negativo únicamente, habría que decir que la tesis inicial era correcta: una peli sí es simplemente una historia con un par de actores. Toda la parafernalia que generalmente rodea el cine (que puede ser muy linda cuando hay dinero), no es más que eso, accesorios. Y son absolutamente prescindibles. Hicimos una peli sin papepelos, sin grandes presupuestos, sin contratos, y el catering lo hizo mi mamá, y no pudimos haber comido mejor.

7-¿Cuanto tiempo trabajaste el guión? y ¿lo trabajaste con gente del sector, pediste apoyo para su desarrollo? ¿Cuanto tiempo duraste en desarrollarlo desde el primer borrador hasta el guión final?
Creo que desde la primera versión hasta el que se usó en producción, un año. Fundacine nos apoyó en la fase de desarrollo del guión, y nos financió un taller en Toronto y otro en Cuba, con García Márquez. Pero no fue un trabajo muy disciplinado. Creo que simplemente ese fue el lapso de tiempo que transcurrió desde que lo escribí hasta que tuve el valor de filmarlo, nada más.

8-¿Cuando escribías el guión, ya tenías en mente a los actores que terminaron actuando en la película o eso fué después?
Eso fue mucho después. Creo que eso fue, talvez, el trabajo más duro y complejo de toda la producción. Encontrar a los actores fue tortuoso. Vimos a cientos de personas y nunca dudé tanto de la posibilidad de hacer esta peli como cuando estaba en esa búsqueda. Simplemente parecía imposible la mitad del tiempo. Pero llegaron, como tenía que ser.
9-¿Cuales son los puntos fuertes y los puntos débiles de A ojos cerrados?(por ej: guión, foto, arte, sonido, etc) Aunque uno solo quiera ver los fuertes...
Creo que fue un proceso de aprendizaje para todos los que participamos. La mayoría tenía muy poca experiencia, y no lo habría querido de ninguna otra manera. Hubo errores en mi dirección, en el sonido, en el guión, en la foto (cuando yo metía mano), y la producción. Creo que ahora no son puntos débiles, simplemente es la película. Sin embargo, creo que un aspecto esencial de este proyecto, y algo de lo que me siento sumamente orgulloso son las actuaciones. Creo que la peli contiene, sin excepciones, actuaciones de primera categoría. Cuando uno no tiene explosiones, grúas, dollys, estrellas ni efectos especiales, todo el peso del proyecto recae sobre dos cosas: el guión y los actores. Y si bien el guión está lejos de ser excepcional, los actores son insuperables.

10-¿Como evaluás los 3 o 4 años que llevás en Costa Rica desde que volviste de Canadá o Nueva York? ¿Como encontraste el ambiente en Costa Rica para desarrollarte?
Si lográs aislarte de las intrigas y serruchos de un medio tan chiquito, Costa Rica es un lugar maravilloso para hacer cine o teatro. Porque hay un público generosísimo y muy solidario que agradece propuestas nuevas y honestas. Y además, no existen las presiones lógicas de medios sumamente desarrollados donde todo lo que hacés parece insignificante e intrascendente. Y yo creo que a tus 24 o 26 años, el hacer es fundamental. Y tenés que sentirte cómodo haciendo. Costa Rica me ha dado eso. Me dio comodidad y seguridad, y yo estaré agradecido siempre.

11-Ahora estás en el San Francisco Art Institute ¿Que te hizo tomar esa desición? y ¿que esperás de esta nueva etapa en Estados Unidos?
Tenía una gran urgencia por salir un rato y ser parte de algo distinto. Y A ojos cerrados necesitaba un respiro también. Quiero varias cosas. Una, quiero ser un mejor fotógrafo, y como no es un talento innato, tengo que estudiar un poco. Además, quiero seguir escribiendo. A veces con la distancia uno ve las cosas de manera más clara, y quisiera escribir otra historia, otra película, para filmar en Costa Rica. Talvez acá lo logre.
12-En las diversas artes se tiene una relación muy diferente en el proceso de creación y el producto final, por ejemplo un escritor escribe aunque sea en una servilleta, o un cuadernillo viejo, un pintor en papel o tela, o con los medios que necesite, un musico escribe(compone), o de una vez toca su instrumento...pero en el cine, para vos cuál es la relación entre lo que querés decir, el proceso, los medios para lograrlo y el producto final. ¿Cómo vivis esa relación?
Yo me imagino que cada persona tiene su lista de dificultades, y de por qué su arte es el más duro de todos. Pero definitivamente el cine se complica sobretodo por ser un trabajo colectivo que no depende solo de vos. Encontrar gente con la que uno pueda trabajar no es fácil. Se llega a una intimidad que puede ser incómoda si no hay absoluta confianza. Y además, el gran obstáculo en el cine son los costos. Y siempre sentirte a miles de dólares del resultado final puede ser aplastante. Pero la relación de la que hablás la vivo muy bien unos días y muy mal otros días. A veces pareciera que soy la persona más afortunada del mundo, porque hago cine y me encanta hacer cine y me encanta hacer teatro. Y otros días siento que esto es una tortura y que más valdría la pena montar un cafecito y poner buena música todo el día. Es una relación muy viva, cambiante. Pero va madurando, como cualquier relación sana, y yo creo que uno aprende a sobrellevar las cosas mejor. Realmente espero que mi segunda peli sea más fácil que la primera.

13-¿Veremos a Ojos Cerrados en la próxima Berlinale?
No sé.
Gracias Hernán por tu tiempo.
Fotos Maria Luisa y Daniele Vidoni tomadas en el polémico Tacheles, bar Fire y U-bahn Oranienburguer Tor, Berlin, Febrero 2009

Publicar un comentario