miércoles, 30 de junio de 2010

Mi playita en Berlin

Me siento la persona más afortunada del mundo, y solo porque hoy tengo libre...los dos días libres de la semana pasada los utilicé para ir a hacer unas pruebas de trabajo(para cambiar de brete)....entonces llevo ya bastantes días sin saber lo que es levantarse y no tener ningún compromiso....ahhhh...que delicia.....
En realidad soy tan cambiante, por momentos me siento como una mierda, en cambio ayer, al volver del trabajo me dije hoy no, comí algo ligero y decidí irme al lago, hacían como 34 grados....me llevé el libro de Bolaño 2666, que recién saqué de la biblioteca, y me dije, me voy a bañar y si es el caso empiezo el libro....pues dicho y hecho, me bañé deliciosamente, nadé, el lago estaba bastante concurrido, el clima maravilloso...me instalé en una sombra que ya conocía del año pasado y después de patalear un rato, dar vueltas en el agua, observar a un pato buzo que desaparecía bajo el agua y unos minutos más tarde aparecía a unos cuantos metros, me instalé en mi pareo nuevo. Pareo o pañoleta o manta, enfin son esas telas traídas de tailandia que venden en todas las playas ticas, y que son de una tela preciosa y con unos diseños y colores maravillosos. Lo compré en febrero en Dominical en el viajecito que hice con mi hermana y una amiga. Pues me instalé y me pasé la tarde leyendo, en una calma que buscaba y ansiaba desde hace días....pues hace unos días, el calorcito este, me hace recordar el clima de la costa en Costa Rica, un calor seco que te invade. Simplemente soñaba en poder estar echada en una sombra en alguna playa,(Montezuma si tuviera que elegir) acampando, dejar pasar unos cuantos días...sin pensar mucho, sin problemas de la vida real....solo dejarse estar, disfrutar del viento, del aire, del mar, ver el horizonte, sentir la sal en la piel y después quitármela en uno de los ríos de agua dulce. Así que ayer por la tarde, en ese rinconcito, acompañada de otros bañistas, me sentí en una paz hermosa, leyendo el libro, con la tarde toda para mi, con el sol que se acuesta todavía a las 10pm....una maravilla...me sentía tan bien y el libro parece prometer....como a las 7 y media o más llegó mi compa, con su bici nueva, y le dije que tenía hambre, que fueramos a comer pollo asado en Anruhmer str, un volado que me pasaron unos amigos.

Es que a veces me dan unos antojos de pollo asado, que una vez recorrimos medio Berlin en busca de un bendito pollo asado, y terminamos en la Sonnenallee en una especie de As de Oros turco, que si bien estaba bueno, no era exactamente lo que buscaba....en cambio ayer sí, el pollo era un verdadero pollo a las brasas, enterito, con piel y todo(faltaron los frijoles molidos y el pico de gallo, pero no se puede tener todo en esta vida), que tuvimos que esperar a que se cocinara mientras veíamos un partido de 8vos de final del Mundial: España-Portugal. La espera, sobra decir no nos impacientó, pues como futboleros del mundial, nos la pasamos muy bien el primer tiempo, tomando una cerveza. El lugar, un restaurancito turco, estaba simpático, al menos el chinamillo exterior ubicado en una especie de plazoleta que da a la estación de metro(pues las instalaciones físicas del restaurancito están remodeladas con una estética como de club nocturno, o night club, con falsos mármoles brillantes en las paredes y escaleras, como especies de escarchas) las mesitas al exterior al contrario tenían un aire tercermundista que me hacía sentir bien, en su estética y pude confirmar cómo había escuchado decir, que Anruhmer str está bastante poblado de africanos, pues habían bastantes en las mesas, también escuché hablar portugués, y claro turco. Ya en el intermedio, nos pedimos los pollos con papas fritas, y se cerraba un día hermoso....me sentía plena....terminamos de ver el partido, que lo ganó España, y volvimos a la casa, donde leí unas cuantas páginas del libro y poco antes de las 12 ya estaba muerta y lista para dormir....la mañana de trabajo, la nadada y las cerveza me dejaron exhausta, dormí como un lirón...podría decir que un día maravilloso....y lo mejor es que quiero hacer de esto una rutina, es decir aprovechar los pocos días calurosos e irme al lago, y en vez de leer aquí en la casa, o pasarme horas tonteando en internet, pasarme las tardes al aire libre, bañándome y leyendo...pues el libro es gordísimo, así que tengo para varios días...y la intriga de Benno von Archimboldi se acrecienta........veremos....
Publicar un comentario