martes, 9 de noviembre de 2010

Sobre amiga embarazada, trabajo y clima



Hoy tuve libre, y salimos con mi amiga S. a desayunar en un lugar bastante agradable, en nuestro barrio.
Nunca tuve una amiga muy cercana que estuviera embarazada y que a la vez estuviera muy cercana a mi, es decir en el mismo barrio. Mi amiga S. está viviendo cosas muy locas, como lo es un embarazo. Siempre me cuenta sobre esto o lo otro, y bueno, es interesante.

(Coro milenario)
El bebé está por llegar, llegará pronto, en medio del invierno, en la blancura llegará, se encandilará de tanta luz, su madre se encandilará de tanta belleza, el padre conmovido abrirá los ojos y la boca, y sonreirá como nunca. Como tantos padres.

Fecha prevista. Febrero. Nunca he visto nacer un hijo de la nieve. Nunca creí ver nacer un niño durante el invierno. Aunque de seguro no lo veré nacer, porque no estoy invitada al parto. Faltaba más, que nuestra gran amistad nos llevara tan lejos.
No sé si iré al hospital, o la veré ya en la casa. Son cosas que pienso ahora. No sé si uno va a ver a la amiga, o al recién llegado, o a los dos. Supongo que a los tres. Mi amistad con ella, se agranda, con el que será su primogénito. Seré nuevamente una tía postiza, hasta el día en que por alguna u otra razón me vaya, o ella se vaya de esta ciudad.

Hablamos sobre el trabajo, y el no trabajo. Sobre como se siente mal, ella, ahora que no trabaja(que le prohibieron trabajar), y sobre como los días que hace cosas,(un mandado, una cita X, etc) y se mueve, se siente mejor. Recordé mis primeros días en Berlin, cuando mi única responsabilidad diaria eran los cursos de alemán. Recuerdo que dormía más de 8 horas diarias, y los dolores de espalda que esto me producía. Igualmente me deprimía, tomar café desde la ventana de mi cocina, y ver pasar el mundo frente a mi, la gente del S-Bahn, que, como soldaditos, marchan sin cesar de un lado al otro, generalmente por oleadas, cuando llega un tren del gran Anillo.(Ring 41-42.Los trenes urbanos que realizan sin cesar un recorrido teóricamente circular, alrededor de la ciudad)o ver pasar descarados los trenes de gran velocidad, los que dicen Ostsee(Mar del este), o los trenes que tienen letras en ruso, o los regionales de dos pisos, ver a la gente que ya se empieza a levantar y agarrar sus maletas porque se acercan a la Estación Central.(Hauptbahnhof). Tenía algo de bonito, hacer casi nada. Pero como nueva habitante de una ciudad, con todo nuevo, me sentía fuera de todo, fuera del mundo.

(Coro milenario)
Ahora que trabajo, que me quejo,
porque odio mi trabajo,
aunque a veces no me molesta tanto, pues estoy en mejor condición física que nunca
porque odio sentirme en lo más bajo del escalafón social,
porque tengo horarios fijos y a la vez irregulares,
los dolores de espalda ya no son por dormir,
ni por ver el mundo pasar al frente mío.

Pero por otro lado, no estoy segura de cual dolor de espaldas prefiero, el de la inacción, o el de la esclavitud del trabajo a voluntad por un salario que me permita vivir. Los dos son feos, pero al menos comparto con otras personas, me siento bien que mal, más en el mundo, más en la ciudad, más con la gente, y cada día aprendo una palabra nueva, que a las dos horas olvido, pero cuando la repiten por segunda o tercera o por quinceaba vez, ya se queda grabada.(Por ejemplo, cuando llovizna-cosa que sucede en estos últimos días-, no se si es informal, pachuco o no se que,-pues no aparece en el diccionario-, dicen, es piselt o piseln, que es algo así como que está cayendo “peloegato” o que está meando, no sé, talvez es una forma de decir que los ángeles o las nubes están meando).Y conozco un poco más de la vida de los alemanes, de los miserables de esta ciudad, de los explotados del primer mundo. De la quietud de la rutina, del saludo matutino, del schon Feierabend al salir.(Saludo utilizado para despedirse únicamente en el ambiente laboral, cuando la jornada ha finalizado). De algunas recetas caseras. El kalter Hund(Perro frío)por ejemplo, el cuál, como expliqué antes, por primera vez escuchaba, y al querer piropear a la que lo había hecho, y de paso repasar la palabra para se quedara grabada, dije algo así como,- War lecker dieser Schwarzer Hund, (Estaba rico ese Perro negro). No sé porque atravesé el negro con el frío(será porque los días se vuelven cada vez más oscuros y fríos), pero talvez se explica por una cuestión visual, y es que el Kalter Hund es con chocolate negro. Todas se ríeron. Ich auch. De porsi, ponerle el nombre de un perro a un postre, es algo ya de porsi muy especial, sea frío o negro, lo importante es que estaba muy rico, se come frío, y ya no me olvidaré del nombre.

Desde hace unos días tengo la imagen de mi amiga en una piscina, feliz de contenta, de poder flotar boca abajo en el agua. Días atrás, cuando todavía brillaba el sol, y los árboles empezaban a penas a tirar sus hojas, estuvimos a la orilla de un canal cerca de mi casa. Durante horas, hablamos, tomamos sol, mientras la ciudad y los planetas se movían. Ella boca arriba, o de costado. Yo boca abajo, o boca arriba, o sentada. El sol de frente, se movía al horizontal de izquierda a derecha hasta que desapareció.Me dijo que extrañaba poder ponerse boca abajo, pues era su posición preferida para dormir.

Van a ser las cuatro de la tarde y ya siento la necesidad de encender la luz, aunque todavía no es de noche.

Hoy cuando de verdad haya entrado la noche, iré a la Latinale. Una buena razón para salir de la casa, cuando lo que más ganas dan es, quedarse adentro.


PD. La foto es de un petroglifo que está en el jardin de un amigo en C.R en Tucurrique.. Según se comenta los petroglifos con el signo de espiral, están asociados a la cercanía y o presencia de agua, al curso de la vida.
Publicar un comentario