jueves, 10 de noviembre de 2011

Proyecto de Intervención efímera en el Mauer Weg, Bösebrucke, Bornholmerstr, Berlin

Como parte de algunos proyectos y nuevas formas de investigación, relacionadas con la pintura, el trazo, el diseño, la línea, los materiales, el contexto, el medio ambiente, presento de manera breve, algunos resultados de este trabajo que, a penas empieza. Es la continuación de unas pruebas realizadas en el 2009.
La idea, es salir, como de paseo, sin ningún material "artistico", solamente mi persona, y mi compañero fotógrafo que documenta las acciones. Con una mochila, la bicicleta y las ganas de pasear y jugar, recorremos lugares conocidos o descubrimos otros y exploramos lo que el contexto mismo nos puede ofrecer, (puede ser en cualquier ciudad) en este caso es la ciudad de Berlin.
Se buscan zonas descampadas, un terrenos listo para construir, lotes baldíos o zonas marginales de paso(o de paso restringido), donde se encuentran "restos", que son la evidencia del paso del ser humano de manera casi arqueológica y antropológica por estos lugares.
El reto de crear utilizando solo lo que aparece ante nuestros ojos en un contexto específico, para crear situaciones, diseños, figuras, pequeñas construcciones, es una manera de hacer uso de lo que nuestro medio ambiente urbano nos ofrece, y dejar una pequeña marca humana, en medio de la hostilidad de una zona marginada, de lo casual de un lugar de paso, de lo utilitario en un lugar de trabajo, de lo inservible en los lugares del olvido.
La tierra, las piedras, las basurillas varias, restos, pedazos de cosas, telas, cuerdas, cueros, restos de aparatos mecánicos, cablecitos, palitos, alhambres, clavos, tapas de botellas, vidrios quebrados y restos de cientos de cosas, que ya cumplieron su ciclo de vida, vuelven a renacer en el conjunto de una nueva figura, de un diseño, de un trazo, un símbolo humano.

Una piedra que funciona como tiza.

 Un personaje con 5 o 6 elementos.

Las hojas caídas del otoño.

 La plasticidad de la tierra y las piedras.

 Un rincón de basurillas debajo del Bösebrucke, donde habían desde platos rotos, hasta pedazos pequeños de piezas de computadora, de un antiguo teléfono, etc.
 El sol impresionante de este otoño, fueron elementos para jugar con estos factores y generar nuevas situaciones. Restos, piedras, generando sombras.

O simplemente encontrar restos de carbón de alguna parrillada que se realizó en la zona, y utilizar ese carbón como pigmento para dibujar o escribir en diferentes superficies.
En el caso del proyecto del paseo por el Mauer Weg, fué muy interesante, pues si tan solo hace 22 años era la frontera entre el bloque socialista y el capitalista, evidentemente una zona de alta tensión, de tránsito restringido y vigilancia las 24 horas, hoy es una zona histórica para el esparcimiento y recreación. Con un circuito de más de 161km de camino alrededor de lo que era la antigua Berlin occidental, el Mauer Weg(Camino del muro) vive la particular realidad de ser uno de los lugares históricos más importantes del siglo XX(quedan muy pocos fragmentos del muro) y ser a su vez un lugar de turismo, de recreación, de naturaleza, de parque, de zona "salvaje". Y lo que más se conserva, es el camino asfaltado original por donde se movilizaban las fuerzas de patrullaje de la República Democrática Alemana.(RDA o DDR, Alemania socialista o Alemania del  este).

Link al proyecto completo: Aquí

Proyecto: Maria Luisa Herrera. Fotografía: Daniele Vidoni
Publicar un comentario