sábado, 7 de febrero de 2015

Primera visita a la Berlinale 2015 edición 65, Película: El Incendio de Juan Schnitman


Es curioso que después de casi siete años en Berlín, ayer haya ido por primera vez a ver una película a la Berlinale. Varios son los motivos, los primeros años porque no tenía dinero, o porque ni sabía como conseguir las entradas. Una vez intentamos ir a hacer fila para comprar tiquetes y me desalentaron las filas. Luego porque casi siempre viajaba a Costa Rica para estas fechas.
Ayer sin embargo, por medio de una prima segunda que no conocía de parte de mi familia materna argentina y que está de visita, fui a ver una película de su hijo Juan Schnitman, director argentino joven y muy prolífico, que hacía el estreno mundial de su película El Incendio en la sección Panorama.
Junto a Mariposa de Marco Berger, son las dos películas argentinas en Panorama. La segunda sección más importante de la Berlinale después de las películas en competición.

La sala del Cinemaxx 7 en la zona de Potsdamer Platz era enorme, con 650 butacas y la sala estaba repleta. La pantalla era también monumental y daba igual que me hubiera sentado en la última fila, ya que la pantalla se veía magnífica desde allá atrás y el sonido también era muy bueno.

La sinopsis de la película  Incendio es:
Lucía y Marcelo tienen 30 años y están yendo con cien mil dólares a pagar su futura casa. Pero el vendedor no llega y la escritura se posterga. Tensos y frustrados vuelven a su antiguo departamento alquilado y esconden el dinero. Marcelo le dice: "Tranquila, es un día como cualquier otro". En el transcurso de esas 24 horas de espera se revela la verdadera naturaleza del amor entre Lucía y Marcelo, de la crisis por la que están pasando, y de la violencia que los atraviesa. La película cuenta esas 24 horas de una tensión insostenible.
Dirección: Juan Schnitman
Guión: Agustina Liendo
Intérpretes: Pilar Gamboa, Juan Barberini
Duración: 95mn
Español con substítulos en inglés.

Algunas reflexiones e interpretaciones personales sobre la película. 
Primero que todo me gustó mucho. La película es una película de mundos íntimos, cercanos e intensos, en un día poco común de una pareja; el día en el que deciden unir sus futuros comprando una casa. No es un día cualquiera, están uniendo ahorros y esfuerzos de trabajo más el regalo de un familiar para cristalizar la compra de una propiedad donde vivirán el resto de sus días o no, dejando atrás el departamento en el que han vivido algún tiempo. 
Pero no pueden realizar la transacción ese día y todo se desacomoda. Las dudas surgen, la tensión aumenta, una batalla entre los dos personajes ha empezado y se desarrolla durante las 24 horas siguientes, donde se puede sentir la angustia que los atraviesa y que va creciendo conforme avanza la película.


Hay un malestar en ambos, aparece incluso la desconfianza y un cuestionamiento a la finalidad de vivir en pareja, del absurdo que supone a veces encontrarse frente a frente, aislados del mundo externo, viéndose las caras, de la incomodidad de la incertidumbre y la falta de palabras para poder traducir lo que sucede por dentro. Del enfrentamiento entre las vidas y aspiraciones en una pareja y el lograr equilibrarlas y que ambos se sientan en su lugar. Hay una especie de incomodidad con los lugares, o una sensación de no encontrar el lugar adecuado, una sensación de angustia o asfixia en ese día de tensión y que se relaciona con el espacio y la incertidumbre de esa casa que van a comprar. Los 100000 dolares en efectivo que se guardan en sus ropas y bolsos me hizo pensar al inicio que se trataba de unos criminales que acaban de dar un golpe, pero no, Juan Schnitman dice que hoy en día Argentina es uno de los pocos países donde se va a comprar una casa con dinero en efectivo, y eso evidentemente genera mucha tensión.
Conozco parejas que ante la desición de comprar una casa, se han separado. La casa es como un refugio, pero es un contrato y un compromiso para quienes deciden comprarla. Tiene que haber una seguridad y confianza absoluta en el otro para unir sus vidas por medio de una propiedad. Y por ahí también empieza la duda. ¿Las cosas demasiado seguras nos hacen dudar?

Por momentos pareciera que el director y a su vez la guionista Agustina Liendo nos muestran evidencias de violencia doméstica, por momentos nos muestran esa violencia como un juego de niños, como una forma de comunicación propia de la pareja. La violencia es mutua y los dos son victimas de los sentimientos, acciones y palabras expresadas o no dichas del otro, ambos son y se muestran vulnerables y a su vez la tensión los aleja y separa, o los une violentamente o en estados de catársis físicas y emotivas, por momentos intentan el acercamiento con caricias o mimos, pero hay tanto desconcierto, que ni eso pareciera acercarlos. Nos hace ver las fragilidades, incomprensiones e incomunicaciones de una pareja y nos cuestiona y pone frente al espejo al recordar un día difícil en una pareja. Para algunas parejas, un día como ese puede ser el final, la separación, para otras un momento difícil que se logró superar, ahí los límites de lo que cada uno puede aguantar o soportar y/o pasar la página para mejores episodios de vida en común.



Aquí próximas proyecciones del El Incendio en la Berlinale.

Sábado 07 Febrero 20:15
CineStar 3 (E)

Domingo 08 Febrero 23:00
Cubix 7 (E)

Domingo 08 Febrero 23:00
Cubix 8 (E)

Viernes 13 Febrero 19:00
Zoo Palast 1 (E) 

Se pueden comprar online o ir directamente al cine entre 45mn y 30mn antes de la proyección.
Para comprar online, se hace clic en la casilla antes de la estrellita. Si está la cruz roja, como en la primera línea, significa que están agotados los tiquetes online, pero eso no significa que no queden entradas el mismo día de la proyección. En la opción de Cubix 7, todavía quedan tiquetes disponibles online.