sábado, 7 de marzo de 2015

Mujeres migrantes Iberoamericanas unidas por el arte en Berlín


 ¿Como empezó todo?


En en 2011 por casualidad me enteré de una convocatoria para artistas Iberoamericanas en Berlin. Acudí al llamado con curiosidad y la fundadora Lucía Gonzalez me dice - Bueno, en realidad hay que organizar todo el Festival. Yo me quería morir. Generalmente "los artistas" no se quieren meter en la parte organizativa, en teoría ese no es su trabajo. Su trabajo es producir su obra y mostrarla y sobrevivir como se pueda. Pero hoy en día, hay que hacer de todo y si se hace por una colectividad el trabajo es más efectivo. Si los espacios y oportunidades no se generan y crean, pocos son los llamados que uno va a recibir. Así empezó el Fieber Festival con su primera edición en el 2011 y luego vino la edición del 2013 y ahora vamos a para la 3era edición del 2015. La gente nos pedía, cuando es el próximo Fieber, y así es que se ha tenido que ir sacando pese a la ausencia de fondos para realizarlo. Se han venido uniendo cada vez más artistas a la organización y pronto sacaremos la convocatoria para el 2015. En el 2013 participaron más de 50 artistas, en muchas áreas, lo cual es muy enriquecedor, lo cual te hace descurbrir a artistas en muchas áreas.

El Fieber es un proyecto que quiero mucho y en el que creo profundamente, por muchas razones. Quizás quienes no han vivido en el exterior no se pueden imaginar las dificultades que significa empezar una vida en una nueva ciudad, un país nuevo. No es que todo sea trágico, evidentemente no lo es, pero estamos hablando de que al inicio y por un largo período no tenés ya ninguna referencia, ni contactos, ni una red de gente que te conoce desde niña, del colegio, el barrio, la familia, grupos, colectivos o la universidad que te tiende la mano en una u otra ocasión, cuando lo necesitás. No, los migrantes del mundo, se enfrentan a un mundo y a un espacio que hay que construir, lo cual es un reto, pero que implica darse cuenta de que no tenés redes o a veces no sabés ni por donde empezar.

Curiosamente el festival nació con el aspecto de que es sólo para mujeres, y eso - cosa que no me imaginaba- es un aspecto que le da mucha fuerza y que aún estamos tratando de entender y analizar. Es como si primero surgiera la acción y luego el análisis, a veces se actúa por intuición y luego se piensa. Y es que esta red de artistas mujeres que se unen para trabajar en conjunto y solidariamente, creo es algo que tiene que ver con comportamientos ancestrales. Es un subidón de oxitocina que nos refuerza, como ya lo dicen algunos estudios, que las mujeres que en circunstancias de dificultades o de estrés buscan a otras mujeres, mientras que los hombres buscan más a escapar o huir.
Y en este caso quizás hay algo de eso. Un grupo de mujeres migrantes se unen y  trabajan en conjunto para un fin y se dan cuenta que el trabajo solidario las fortalece y les da un soporte, las reafirma y las hace sentirse presente en la ciudad y el contexto nuevo, además del espacio que se genera para mostrar su trabajo artístico.


Cada una avanza con sus propios trabajos creativos y a la vez vamos trabajando por fortalecer el festival, que de alguna manera ha venido a cubrir un espacio que Institucionalmente no existe, ya que no hay ninguna institución que ofrezca un espacio para tan variado menú, ni que apoye a las artistas Iberoamericanas que aquí trabajan. Y tampoco somos un colectivo de gran interés para los fondos estatales de cultura. Además de que los festivales no aplican para fondos y tienen que buscar como financiarse. Por lo tanto, nos vemos forzadas a buscar alternativas de como hacer sostenible este proyecto, que cubre las necesidades de muchas artistas, muchas recién llegadas (otras más afincadas) y como decía sin redes fuertes para poder moverse o dar a conocer su trabajo, sentirse reconocidas y fortalecidas por los lazos y redes que se tejen. Por lo tanto como muchos otros colectivos, hemos tenido que recurrir a la autogestión y la auto organización.

Las mujeres en la historia de las artes, tomando conciencia poco a poco.

En el transcurso de esta aventura, investigando y leyendo, uno empieza a entender que el rol de las mujeres en las artes en el transcurso de la historia también ha sido desigual. Las mujeres aparecen muy poco en la historiografía de las artes y estas han sido opacadas o simplemente olvidadas, haciéndonos creer que el arte es y ha sido cosa de hombres. Leyendo el libro "Las olvidadas. Una historia de mujeres creadoras" de Ángeles Caso, uno empieza a entender las verdaderas dificultades de las mujeres creadoras en la historia y como de alguna manera los hostoriadores se las ingeniaron para sacar a las creadoras de la historia y de la memoria colectiva. Que en las mismas facultades de arte ni siquiera existan textos donde se incluyan artistas que de alguna manera dieron sus aportes a las artes, revela el vacío y la ausencia de conocimiento de las luchas y del rol que han jugado las artistas mujeres en las artes durante la historia y a las dificultades que se han tenido que enfrentar. 
O el caso de las guerrilla girls de Nueva York en este artículo de Emma Trinidad, las cuales se preguntaban si las mujeres tenían que aparecer desnudas en los museos para poder entrar a estos debido al bajo porcentaje de mujeres artistas representadas en las grandes instituciones del arte. 
Hoy en día en España el grupo MAV por ejemplo, investigan, hacen estudios sobre la situación de las mujeres y trabajan por una mayor igualdad de las mujeres en el sistema del arte, lo cual pone sobre la mesa un problema que sigue siendo de actualidad y no solo una cosa del pasado, aunque evidentemente han habido avances. No existe o no hemos encontrado una base de datos igual en Alemania. No sabemos si la mujeres están en desventaja en comparación con los hombres, pero si sabemos que el sistema del arte excluye a una mayoría, ya que según los datos oficiales, solo un 5% de los artistas viven de su trabajo. Brotlose Kunst lo llaman. Artistas sin el pan diario de cada día.
Como había mencionado en otra ocasión, la Koalition der Freien Szene lucha por una mejor repartición de los fondos de cultura, los cuales están mal repartidos entre unas cuantas instituciones, dejando a la escena independiente en un estado muy precario. 
Aún queda mucho por investigar y poco a poco historiadoras e investigadoras están sacando a la luz a muchs mujeres artistas que han quedado olvidadas en la historia. Es un tema que me apasiona cada vez más y que me hace entender también el porqué de esta unión.

Financiando el Fieber Festival

Entre otras acciones para financiar el Fieber Festival, el 2 de Marzo 2015 hemos iniciado una campaña de Crowdfunding, que en la lengua de cervantes sería algo así como una colecta masiva, o micromecenazgo a través de una plataforma online. Hoy en día es una forma muy común para artistas, científicos, inventores y pequeñas empresas de lograr financiar los proyectos a través de las pequeñas donaciones. Como son pocos los mecenas al estilo antiguo, se acude a pequeños micro mecenas que unidos y donando cada uno un poquito, se logra llegar a la meta final. De esta manera a través de internet, cualquier persona alrededor del mundo puede financiar una campaña. Los invito a visitar el proyecto, ver el video y las recompensas que hemos puesto a disposición a cambio de donaciones que se ajustan a los diferentes bolsillo. Se puede donar a partir de 1 euro.


Por lo tanto invito a todos y todas a apoyar a las trabajadoras del arte, que también es una forma de contribuir a la sociedad, de hacerla más rica, llena de significados, interpretaciones y visiones. Porque el trabajo artístico sea mejor remunerado, mejor considerado y reciba más apoyo.

Como decía en esta entrevista, sobre lo que es el arte para mi:


Es una de las expresiones más genuinas del ser humano. Es una necesidad que nos viene acompañando desde hace miles de años. Las culturas que promueven y dejan más espacio a las artes son más sanas, porque permiten a las personas realizarse de una manera auténtica, ya que requiere de mucho trabajo, concentración, análisis, autocrítica e imaginación. Lo cual enriquece no solo a los que las producen, si no también a los que tienen interés en acercarse a ellas y terminan influenciando al resto de la sociedad. El arte nutre el mundo interior de quienes lo producen y de quienes lo consumen. Éste, requiere de un proceso de atención, reflexión y análisis, donde intervienen la intuición, las emociones y los sentimientos. Estar relacionado con las artes, nos hace mejores personas.

Síguenos en Facebook 
O twitter @FieberFestival

Publicar un comentario