jueves, 5 de diciembre de 2019

Nuestras elecciones nos eligen o nosotros decidimos?

A la izquierda, mi bisabuelo (William King) y bisabuela(Amelia Forelius), inicios del sXX, Argentina. Fotógrafo/a desconocido/a. Nunca conocí a esas personas, más que por relatos y esta u otra foto amarillenta.

Uno de los aspectos que he estado analizando durante el proceso de iniciar un emprendimiento en el mundo de la fotografía en Berlín, ha sido el analizar el porqué he elegido esta‚ ''herramienta'' y no otra. Es decir, porqué entre tantas posibles opciones, la fotografía ha sido la elegida?

He elegido la fotografía o la fotografía me ha elegido a mi? Quizás sea una pregunta que hay que hacerse cuando estás eligiendo algo para convertirlo en un negocio que te permita vivir. Como ha llegado ese o tal otro conocimiento a mi? En muchos casos son las herencias familiares, el entorno social, las prácticas culturales que te rodean o a veces simplemente es algo que has descubierto que tienes talento o que te encanta y vas a por ello, como dicen los españoles. En estas reflexiones se me sale la antropóloga que hay en mi y que quiere entenderlo y analizarlo todo.

Heredamos más de lo que nos imaginamos y lo que queda de propiamente nuestro, son algunas piezas sueltas que tratamos de rejuntar y unir en el rompecabezas que es la vida.

Cuando me di cuenta de que la influencia venía de la familia (porque mi madre es una fotógrafa aficionada y compulsiva) decidí preguntarle que me diera más detalles de su relación con la fotografía y si podía escanear algunas fotos y enviarlas por email. 

Mi madre es argentina y si bien lleva más tiempo viviendo en Costa Rica que el tiempo que vivió en Argentina, este es el texto que me escribió. Tardó varios días en seleccionar las fotos, en tomarse el momento para ir a una fotocopiadora para escanear las fotos y luego escribir el texto.

Albumes de fotos familiares, historia visual familiar ©Gladys Rapela
Mi madre seleccionando fotos Foto: ©Gladys Rapela
„Hace unos días me pediste unas fotos de la historia familiar, y me puse manos a la obra. Claro que esa fue una ardua tarea, ya que hay miles de álbumes, miles de fotos de toda la vida y entonces hacer una selección de las que más me gustaran o de las que tuvieran más significado fue aún más difícil. Entretanto, recordé muchas historias vividas, encontré imágenes olvidadas. En casa siempre hubieron fotos. Por lo general era papi el que las tomaba. Era casi una cosa de hombres. Con su cámara de cajoncito nos retrató durante años.
La cámara de cajoncito como dice mi madre,  es hoy un objeto antiguo, entre plantas y adornos. La cámara es la six 20 Brownie Junior de Kodak. Foto: ©Gladys Rapela

Detalle frontal Brownie Junior 20 six, de Kodak Foto: ©Gladys Rapela
Mi abuela materna(Gladys King) con varios de sus hijos . Foto: ©Eduardo Rapela

(Continúa contando mi madre)....
Era una pequeña odisea poner el rollo en algún lugar oscuro y luego, cuando se acababa, otra historia enrollarlo y sacarlo sin que se velara. Mis hermanos aprendieron primero a usarla y yo recuerdo haber tomado alguna foto, pero me daba miedo el proceso de cargar y descargar. Más adelante Daniel(uno de sus hermanos) se aficionó a la fotografía y se compró una cámara más moderna. Me empezó a gustar y me enseñó un poco, hasta que decidí tomar un curso, alentada por mis compañeros de trabajo. Mi primera cámara la compramos antes de que naciera Ernesto (mi hermano mayor). Antes tomaba con la cámara de Daniel(el hermano de la cámara). El caso es que ya con la mía y un teleobjetivo, empecé a bombardearlos a ustedes desde que nacieron, y así fue que la historia familiar quedó plasmada en todos esos álbumes. 
Yo de pequeña con muñecos Fisher Price (1981)Foto ©Gladys Rapela
Mi hermana Soledad, año 1981 o 1982 Foto ©Gladys Rapela
Mi hermana y yo, con periquito. Foto: ©Gladys Rapela
Los tres Herrera-Rapela, y la perra Zamba. 1984-1985 Foto: ©Gladys Rapela

(Continúa contando mi madre)....
Y lo más divertido es que sin pensarlo, me convertí en la reportera del barrio. No recuerdo a nadie más tomando fotos. Resultó, entonces, que por buscar algunas, hice un repaso de mi vida y los momentos que pasé mirando por el objetivo, buscando la luz, el ángulo, el fondo y cruzando los dedos para que a la hora de revelarlas quedaran bien. 
El tiempo que vivimos en Francia fue maravilloso, me di muchos gustos tomando fotos gracias a la generosidad de los Lang(pareja de amigos que tenían casualmente una casa de revelado de fotos), que me regalaban los rollos y el revelado. Entonces no fueron solo retratos sino también ciudades, pueblos y paisajes. Ya no tengo cámara sino un teléfono inteligente. Ahora todo el mundo toma fotos a más no poder. Pero la pasión por la fotografía prevalece y sigo disfrutando al captar las imágenes’’(fin del relato de mi madre).


Yo con una amiga 1992(Francia) Foto: ©Gladys Rapela
Con este relato, me di cuenta de que no era algo fortuito o caído del cielo. Para colmos, mi pareja Daniele Vidoni ha sido también desde que lo conozco un fotógrafo amateur/aficionado con talento. El hecho es que lo que quiera o no, las cámaras y equipos, han estado siempre ahí, a mi disposición, toda la vida, sin que yo realmente los buscara y los he utilizado para muchos proyectos, tanto de la carrera de antropología, el registro fotográfico de mi propia obra pictórica, de mis compañeras del taller en Escazú, para los blogs(San José Posible) y Una tica en Berlin, así como para el registro de viajes, exposiciones o de proyectos como el Fieber Festival, festival de arte que coordiné durante 4 ediciones aquí en Berlin, fotografías a amigas cercanas, bebés pequeños, entre otros.

Chimeneas barco pacífico Costa Rica, 2005. Foto: ©Daniele Vidoni

Rumbo a Montezuma, viajando de Puntarenas a Paquera, 2005. Foto: ©Daniele Vidoni
Se podría decir que gran parte de mi vida está registrada en fotografías, tanto como modelo natural como del lado de quien realiza las fotos y observa. Inicialmente lo primero que conocí es la fotografía analógica, pero luego vino la digital y hoy en día la fotografía con teléfonos.

Modelo: Daniela Carvajal / Foto: ©MariaLuisaHerreraRapela 2019

Creo que mi mayor interés en la fotografía, es una especie de confirmación de la existencia, una prueba de que estamos aquí, un observar al otro/a, darle el lugar que merece y observarlo/a, verle de frente, entender como ocupa un espacio al frente tuyo, intentar captar eso que la hace única, irrepetible, maravillosa, sorprendente, sensible, corpórea. Tratar de captar esa unicidad, esa particularidad que se refleja desde afuera y que es nuestro cuerpo y que es la superficie de lo que somos y un documento que puede servir para reafirmarse con su propia imagen, cuerpo.


Modelo: Daniela Carvajal / Foto:©MariaLuisaHerreraRapela, 2019


Todos y todas somos bellos y bellas, todos/as tenemos derecho a una imagen satisfactoria de nosotros/as mismas, sea cual sea la edad que tengamos, todas y todos queremos ser vistos como únicos, queremos que se reconozca lo que nos hace únicos y únicas. A veces por lo que hacemos, por nuestros talentos, por lo que nos gusta hacer, por el esfuerzo realizado, por lo que perseguimos, lo que damos.
Modelo: Daniel Russell / Fot: Foto:©MariaLuisaHerreraRapela, 2019

Quizás porque vengo también de la antropología, me encanta observar a la gente y tratar de captar con la lente desde mi visión del mundo, lo que son, lo que callan, la belleza que ocultan, observar al niño o niña interna que llevan dentro, al ser que quiere vivir y aferrarse a al vida.

La idea que me mueve profundamente a iniciar este negocio, es el poder pasar de la fotografía amateur/aficionado y familiar a la fotografía profesional y comercial y ofrecer una experiencia única  en el retrato, donde cada persona se sienta retratada de manera única, fresca y se vea a si misma de manera positiva, un nouveau regard y que se sientan hermosos y hermosas.

No solo heredé la fotografía, sino la sonrisa y la dulzura de mi madre. Foto: ©Maria Luisa Herrera Rapela
Poder combinar mi carrera de pintura con la fotografía y empoderarme económicamente con algo que conozco desde siempre, pero a lo que nunca había visto como un posible medio de vida. Es trasladar una actividad que nace en el ámbito familiar desde mi abuelo en la década de los 40's en Argentina y llevarla al ámbito de los servicios y ponerme a disposición de quien lo necesite, en Berlin en el 2019.

Te has puesto a analizar si hay algún negocio o trabajo que realizas profesionalmente y el analizar o de donde viene? Crees que has heredado mucho de tu árbol familiar? 

---------------------------------------------------------------------------------


Si estás en Berlín y necesitas fotografía de retratos o fotografía para eventos, rellena este formulario (aquí) y te contactaremos cuanto antes o regístrate en la Newsletter para los próximos eventos, descuentos u otras novedades. Contáctanos vía @Maluigiphoto en Facebook o @maluigi_photo en Instagram.

miércoles, 30 de octubre de 2019

Cuando la sociedad te aplasta, el miedo se instala?


Foto: Maria Luisa Herrera Rapela, 2019 /
 La artista Xueh Magrini con un trabajo suyo en cerámica.
Cuando estuve yendo donde la psicóloga-coaching que me acompañó durante el proceso de empoderamiento ''laboral'', el trabajo no se resumía en ver tus fortalezas y tus talentos para posibles trabajos, era analizar la condición general en la que yo estaba en general y adentrarse a trabajar desde las diferentes perspectivas y con un enfoque sistémico en esos rollos que todos y todas cargamos. 

No he sido una que busca ayuda psicológica fácilmente, quizás soy una orgullosa que no le gusta salirse de su posición y ceder. La escritura ha sido mi principal aliada del análisis en tiempos de crisis así como las conversaciones con amigas, entre otras. Pero en este período sensible, sentí que necesitaba otra perspectiva para enfrentar el proceso que me tocaba vivir y aprovecharlo todo lo posible para que no sea tiempo perdido, sino tiempo usado de la mejor manera, para iniciar con nuevas fuerzas, sanar cosas, reencontrarme y descubrir nuevas facetas de mi misma, etc.

No consideraba que tuviera baja autoestima, al contrario, me había adaptado a todos los condicionamientos sociales a mi manera, encontrándole la vuelta a la vida para poder vivir en paz y sin que la vida sea un infierno y mantener el espíritu libre, tratando de llevar una dolce vita pura vida a la berlinesa. Un trabajito que me daba lo suficiente para vivir, pareja, amistades, una ciudad bella para vivir. 

Pero en el fondo si venía algo golpeada por dentro y mucho de lo que antes me llenaba o me identificaba ya no lo hacía, sentía que me estaba escondiendo, haciendo todo lo posible para esconderme del mundo y de mi misma. La crisis de los 30's o de la realidad que te pasa encima como un camión, había dejado sus huellas. Lo que lograste hacer o no, la realización profesional, los años de estudio y trabajo tirados al carajo, la pintura abandonada en un rincón, la migración a otro país, tener o no tener hijos, la sensación de vivir solo para trabajar y de haber cortado el flujo de la creatividad en mi vida.

Cuando empecé el coaching aún recuerdo que en mi mente visualizaba el resto de mi vida laboral como una tortura cuando pensaba que todavía tengo que trabajar al menos 25 años más para pensionarme, si es que hay dinero algún día para hacerlo y no se funde la sociedad. El imaginar una vida tal cual la venía teniendo, me daba vértigo y aún hoy me da vértigo.

Durante la terapia apareció como una opción la posibilidad de hacer fotografía de manera independiente. Mis miedos y mis barreras fueron muy grandes. Las estrategias internas para boicotear esa opción armaron un ejército. - Otro golpe!. No! por favor. 

Hasta el día de hoy estoy luchando con la idea de que es posible, de que es realizable ganarse la vida con algo hasta cierto punto creativo, relacionado a lo que conozco, se hacer y a mi recorrido artístico, antropológico y visual. De poder hacer algo que me apasione y sea mi trabajo. 

Un cambio de perspectiva y una alta dosis de adrenalina, se necesitan para salir del embarrialado panorama en el que se está cuando te quedás varada en medio del camino. Y este período de desempleo ha sido como acercarse a un arroyo de agua fresca, contemplar la vida que hay en mi, los miedos, la fuerza interior, las ganas y mucho trabajo y esfuerzo. Valorar mi experiencia, mi sensibilidad, mi recorrido y enfocarme en la forma de poder hacer dinero y vivir con eso.

He estado trabajando en quitarme los miedos, los prejuicios, las murallas internas, para empezar a visualizar un nuevo proyecto de vida, quizás no es tan nuevo, simplemente que he agregado la fotografía al panorama y la idea es retomar más adelante la pintura y otras cosas creativas que me entusiasman mucho como la animación stop-motion, entre otras cosas.

Alguna vez has buscado ayuda psicológica en un momento difícil de tu vida? Crees que es necesario?
Te has tomado un tiempo para entender que es lo que realmente quieres en la vida? Sientes que los miedos se han tomado el poder de tu vida? 

viernes, 6 de septiembre de 2019

La vida es complicada, o nosotros nos la complicamos?


La vida es complicada, o nosotros nos la complicamos?
Estudio de figura humana, tiza pastel, 2004,
Maria Luisa Herrera Rapela


La vida puede ser muy complicada, pero también a veces las complicaciones están más en nuestras cabezas y en la forma en como vemos y observamos el mundo. Muchas veces pensamientos y estructuras de ver las cosas, vienen desde las intrincadas redes familiares y socioculturales, de las expectativas que nos inculca nuestro ambiente como deseables, normatividades a las que deberíamos aspirar dentro de nuestra clase social, barrial, cultural.

En mi familia, siempre nos impulsaron en cierto sentido hacia las artes, o parecía ser que esas áreas nos ilusionaban a mi a mis hermanos. También nos inculcaron hacia el deporte y las humanidades. En otras familias los intereses se pueden volcar hacia las ciencias duras, las matemáticas, los negocios, la religión o la política. Cada uno/a tiene desde la infancia o adolescencia una serie de temas y de aspectos que le atraen más que otros y que los progenitores quieren que desarrollemos, eso que llaman pasiones, hobbies, o ese tipo de actividades que nos llaman la atención más que otras y que en cierta forma nos llenan de manera que queremos continuar con eso. Podrán ser mandatos sociales, podrán ser verdaderas vocaciones, podrá llamarse como se quiera. 


Desde chiquita, el tema de las artes visuales era un tema al que le pusieron atención tanto mi padre como mi madre y en cierta forma me impulsaron a que explorara por esa área. 
Pero que complicado es decidirse ir por la vida con esa etiqueta del arte!. Hasta que realmente sentí el imperativo de que tenía que vivir de algo (y lo acepto que fue bastante tardío), lo del arte lo vi como algo que se disfruta haciendo, investigando, etc. Si bien he trabajado en la pintura por más de 20 años, mi carrera de artista nunca arrancó y nunca he podido vivir del arte. Debo decir que al llegar a Alemania, a pesar de que venía con muchas fuerzas y ganas de hacer cosas, la situación migratoria hizo que tuviera que apegarme a las normas y al trabajo asalariado para poder renovar las visas/permisos, cosa que hizo que me viera trabajando con horarios de oficina que me arrebataron el tiempo, base para  la experimentación y la creatividad.
Luego sin realmente habérmelo propuesto me vi envuelta en la organición del Festival de artistas Iberomericanas(Fieber) en 4 ocasiones y de repente, era una gestora cultural, productora de arte, promotora de artistas en Berlín, social media manager, coordinadora, feminista, amiga, compañera de una amplia red de artistas, etc, etc. Una siempre tiene muchas herramientas para usar en las diferentes circunstancias, en el Fieber descubrí muchas de las cosas de las que soy capaz. Me divertí mucho y no se si lo podré retomar más adelante. 

Esto es lo que escribí en mi Facebook, para comentar algunos de los cambios que está dando mi vida y de porqué, quizás ya no siga con la organización del Fieber Festival.

''En el 2011 surgió como por generación espontánea el Fieber Festival. Al llamado de la fundadora Ach So (Lucía Gonzalez) llegué yo y de lo que parecía que era algo pasajero, se dieron 4 festivales (2011-2013-2015-2017). Personas fundamentales como Bárbara Miranda Caro, Alexandra Bisbicus, Karina Villavicencio, Diana Toledo, Irene Rojas Erlenbach, Verónica Salguero, Elsye Suquilanda, Xueh Magrini Troll (entre otras) se unieron y apoyaron a este proyecto. (Ver sitio web el equipo de trabajo por año: fieberfestival.com)

Han pasado más de 300 artistas por este festival en sus cuatro ediciones y público a reventar casi siempre. Todo lo hemos hecho a pulmón, voluntariado y cariño.

Lo he disfrutado muchísimo y ha sido de las cosas más bellas que me han pasado, conocerlas a todas y construir colaborativamente un proyecto, crear una comunidad de artistas y sentirnos apoyadas y menos solas en esta ciudad que nos acoje.

He conocido a tantas increíbles y maravillosas artistas de todos los países de América Latina, España y Portugal en todo tipo de disciplinas y miradas.

Han sido tantas las chicas que han colaborado y engrandecido este Festival con sus energías y visiones, con su arte y su trabajo. Gracias por compartir esta locura.

Durante 7 años tuve una estabilidad laboral que me permitía dedicarle esfuerzo y constancia al festival al tiempo que intentaba continuar con mi arte.

Pero estoy desempleada desde febrero tratando de reorientarme laboralmente y necesito dedicarle ahora esfuerzos a mis proyectos personales y poder renacer con nuevas energías y encontrar una nueva vía laboral.

Si más adelante surge la posibilidad de retomar el festival con un modelo más sostenible y comercial, se estudiará en su momento el modelo más adecuado.

Creo que a veces también es bueno hacer cambios y dejar fluir cosas nuevas.

Ahora necesito que fluya el dinero y la creatividad.


Estoy experimentando con la fotografía con la cual ya tengo experiencia pero estoy trabajando para profesionalizarme. Por lo cual acepto trabajos pagados para fotografía de eventos, conferencias, charlas, reportaje de eventos, retratos, polas, retratos para artistas, retratos para profesionales, retratos para web, perfiles y demás. (Web en contrucción)

También retomaré más adelante con fuerza mi trabajo de pintura que tengo medio abandonado.
mariarapela.com'' (de mi muro de facebook)
Apóyame como artista y descubre, consigue tu lámina enmarcada. Envíos a todo el mundo.


Lo cierto es que ninguna experiencia es en vano, las cosas suceden y a veces no podemos hacer que las cosas sucedan como queremos. A veces aunque le pongamos mucha energía y ganas, las cosas salen de otra manera y quizás lo importante a veces es no centrarse tanto en los fines, sino en el disfrutar de lo posible lo que se hace cada día, y no achacarse o autodestruirse con señalamientos de esto o lo otro, por haber o no haber logrado cosas. 
La vida te puede a veces poner en experiencias más enriquecedoras y valiosas que las que inicialmente pensabas hacer y a veces te puede poner en situaciones no tan ideales como las que pensabas vivi. Quizás esto suceda más a menudo, porque solemos partir con grandes expectativas y después nos desilusionamos.
Por eso es bueno abrir los ojos para ver lo que sucede a nuestro alrededor y estar lista para captar todas esas cosas maravillosas que suceden todo el tiempo y que no queremos o no podemos ver, porque vivimos pensando que la vida debe de ser de determinada manera.



Para quienes quieran seguirme en Instagram, he iniciado tres cuentas, una de mi trabajo pictórico y una de fotografía de retratos y otra de arte. Porque la idea es que si andas or Berlin y quieres renovar tu imagen y verte bien, llámame, te paso mis precios y hacemos una sesión de fotos. 
Para quienes buscan una fotógrafa en Berlín, para eventos, conferencias, charlas, performances, festivales, conciertos, registro de viaje, acompañamiento personal y fotógrafa personalizada, me pueden contactar y escribir a: maluigi79@gmail.com

lunes, 19 de agosto de 2019

Reiniciando un nuevo proceso

Diseño en base a pintura mía.
A inicios de este año y después de 7 años de trabajar para una empresa pequeña, me quedé desempleada en Alemania. En 11 años en Berlín, era la primera vez que me pasaba. Estaba muy preocupada, sin embargo, pronto los testimonios de amigos y amigas me tranquilizaron. Si una ha cotizado más de dos años en un trabajo, tiene derecho al dinero del desempleo, que se llama Arbeitslosengeld I. Con este dinero, que una ha recaudado durante los años de trabajo, te lo devuelven en cuotas mensuales equivalentes al 60% de tu salario, hasta por un año. No es mucho dinero si el salario era bajo, pero si se restringen los gastos o se comparten gastos, se puede vivir.

En Alemania, una vez que te anuncian que te quedarás en el paro, tenés que registrarte como desempleada y a la vez de que estás buscando trabajo. Una vez que estás en el sistema de desempleo, tenés varias opciones, demostrar que estás buscando trabajo, hacer alguna formación que te ayude(Weiterbildung) de nuevas herramientas para el próximo trabajo y que se ajuste con tu perfil e intereses o algún tipo de ayuda tipo coaching. Los coaching sirven para definir cuales serán tu nuevos pasos, ayudarte a encontrar la manera y la mejor forma de hacerlo, te dan herramientas para hacer el currículum o simplemente para entender que es lo que querés hacer a partir de ahora y enfocarse en trabajar hacia las nuevas metas.


Debo decir, que yo estaba muy confundida con la vida, el trabajo que hacía no me satisfacía, estaba desmotivada, tampoco quería seguir con los mismos tipos de trabajos, y a la vez se me venían a la mente muchas opciones y posibilidades de que cosas podría hacer. Hacer una maestría, o hacer tal otra, en mi cabeza habían muchas opciones, pero no lograba concretar. Por otro lado, lo que hay que lograr si o si, es reintegrarse al mercado de trabajo o hacerse independiente. Pero a veces no se tiene la claridad como para enfocarse nuevamente en nuevas metas.

También siento que necesitaba tiempo para mi y analizar mi situación. Habían pasado 11 años donde mi situación no fue fácil, hice trabajos de limpieza por 4 años y luego encontré un trabajo en comercio online de camisetas de fútbol. Sentía que necesitaba hacer un recuento, analizar un poco y quizás reiniciar mi vida con un nuevo proyecto, nuevos impulsos. Porque si la vida es complicada, los procesos de migración marcan muy fuerte, te desestabilizan y te pueden desviar de tus propósitos iniciales de vida o de eso que llama vocación, estudio, talento, donde una ha invertido parte de su vida. Al menos para mi y para mucha gente que conozco no ha sido fácil, pero conozco otras personas que nunca se han desviado de su camino y que son verdaderos ejemplos de coraje y seguridad. Lo cierto es que una vez que te adaptás, construís un círculo de amigos/as y aprendés el idioma las cosas se facilitan un poco.



Por otro lado, soy artista visual y antropológa social, y en el último período tenía prácticamente toda mi parte artística se rezagada y abandonada, me estaba dedicando principalmente a escribir para mi (diario íntimo) y en la organización y dirección del Fieber Festival que organicé junto a otras muchas artistas en 4 ediciones cada 2 años, un maravilloso festival de mujeres artistas, organizado por y para artistas iberoamericanas en Berlin. 

En todo este período nunca encontré la manera de dedicarme y vivir del arte, pero tampoco tenía las herramientas para hacerlo, quizás tampoco era el momento, tenía que demostrar ingresos económicos fijos todos estos años para la renovación de visas, hasta que al final saqué la visa permanente (a partir del 8vo año y 70 cuotas de trabajo como mínimo) y después de eso, saqué incluso la nacionalidad alemana. Osea que ya no soy Tica en Berlin. Ahora soy tica-alemana en Berlín. Ahora tengo doble nacionalidad, aunque para Alemania, soy alemana y para Costa Rica soy tica. Todo eso gracias a Frankling Chang, (el astronauta costarricense que trabajaba en la Nasa y que se hizo estadounidense, pero que las autoridades costarricenses no querían perder como personaje nacional y ejemplo para las juventudes, haciendo una ley de que no se puede renunciar a la nacionalidad costarricense).

Así fué como estuve haciendo un coaching durante dos meses, (pagado por la oficina de desempleo), con Marietta Rodriguez Uranga una psicóloga sistémica muy buena con muchos años en Berlín y que conoce las problemáticas de las mujeres latinas en Berlín y Alemania. Si bien fue un período muy duro y profundo, me ayudó a entender muchas cosas, a ver las cosas desde otras perspectivas y a quitarme muchos miedos e indecisiones que tenía. Me dio un marco para animarme a empezar nuevos proyectos, retomar fuerzas y valor, reforzar la autoestima y a reconocer todas las herramientas que he ido acumulando a lo largo del tiempo, de las que puedo hacer uso, enfocarme en algo concreto que me motive y trabajar por ello.

Así es como les contaré poco a poco como es que he decidido que voy a dedicarme a la fotografía y a retomar poco a poco la pintura. La fotografía me ha acompañado desde siempre en mi vida, mi madre era fotógrafa y he vivido rodeada de fotografías(en aquellos tiempos era todo analógico), pero luego el paso a lo digital y al uso de la cámara para registrar mi proceso artístico, o el uso de la cámara para el registro en las investigaciones sociales durante mis años universitarios.
Si bien nunca contemplé la fotografía como un medio que quisiera desarrollar como una forma económica de vida, he llegado a la conclusión de que necesitaba hacer cambios fuertes y arriesgarme a hacer cosas que me motivan un poco más y espero poder llegar a combinarlo (no en sentido estricto) con la pintura, en el sentido de poder dedicarme a ambas actividades y que entre las dos me permitan vivir de mi trabajo, de algo que en definitiva es lo que mejor se hacer, todo lo relacionado con las artes visuales.

Para quienes quieran seguirme en Instagram, he iniciado tres cuentas, una de mi trabajo pictórico y dos de fotografía.


Te has quedado en el desempleo en Alemania, que has hecho y como te has vuelto a integrar al trabajo. Alguna vez te ha pasado que sentís que tenés que hacer cambios radicales en tu vida y empezar una nueva etapa? Vale la pena lanzarse y arriesgarse a nuevos proyectos, sabiendo que puede salir todo mal, pero aún así sentís que es mejor hacerlo que quedarse con las ganas?