lunes, 19 de agosto de 2019

Reiniciando un nuevo proceso

Diseño en base a pintura mía.
A inicios de este año y después de 7 años de trabajar para una empresa pequeña, me quedé desempleada en Alemania. En 11 años en Berlín, era la primera vez que me pasaba. Estaba muy preocupada, sin embargo, pronto los testimonios de amigos y amigas me tranquilizaron. Si una ha cotizado más de dos años en un trabajo, tiene derecho al dinero del desempleo, que se llama Arbeitslosengeld I. Con este dinero, que una ha recaudado durante los años de trabajo, te lo devuelven en cuotas mensuales equivalentes al 60% de tu salario, hasta por un año. No es mucho dinero si el salario era bajo, pero si se restringen los gastos o se comparten gastos, se puede vivir.

En Alemania, una vez que te anuncian que te quedarás en el paro, tenés que registrarte como desempleada y a la vez de que estás buscando trabajo. Una vez que estás en el sistema de desempleo, tenés varias opciones, demostrar que estás buscando trabajo, hacer alguna formación que te ayude(Weiterbildung) de nuevas herramientas para el próximo trabajo y que se ajuste con tu perfil e intereses o algún tipo de ayuda tipo coaching. Los coaching sirven para definir cuales serán tu nuevos pasos, ayudarte a encontrar la manera y la mejor forma de hacerlo, te dan herramientas para hacer el currículum o simplemente para entender que es lo que querés hacer a partir de ahora y enfocarse en trabajar hacia las nuevas metas.


Debo decir, que yo estaba muy confundida con la vida, el trabajo que hacía no me satisfacía, estaba desmotivada, tampoco quería seguir con los mismos tipos de trabajos, y a la vez se me venían a la mente muchas opciones y posibilidades de que cosas podría hacer. Hacer una maestría, o hacer tal otra, en mi cabeza habían muchas opciones, pero no lograba concretar. Por otro lado, lo que hay que lograr si o si, es reintegrarse al mercado de trabajo o hacerse independiente. Pero a veces no se tiene la claridad como para enfocarse nuevamente en nuevas metas.

También siento que necesitaba tiempo para mi y analizar mi situación. Habían pasado 11 años donde mi situación no fue fácil, hice trabajos de limpieza por 4 años y luego encontré un trabajo en comercio online de camisetas de fútbol. Sentía que necesitaba hacer un recuento, analizar un poco y quizás reiniciar mi vida con un nuevo proyecto, nuevos impulsos. Porque si la vida es complicada, los procesos de migración marcan muy fuerte, te desestabilizan y te pueden desviar de tus propósitos iniciales de vida o de eso que llama vocación, estudio, talento, donde una ha invertido parte de su vida. Al menos para mi y para mucha gente que conozco no ha sido fácil, pero conozco otras personas que nunca se han desviado de su camino y que son verdaderos ejemplos de coraje y seguridad. Lo cierto es que una vez que te adaptás, construís un círculo de amigos/as y aprendés el idioma las cosas se facilitan un poco.



Por otro lado, soy artista visual y antropológa social, y en el último período tenía prácticamente toda mi parte artística se rezagada y abandonada, me estaba dedicando principalmente a escribir para mi (diario íntimo) y en la organización y dirección del Fieber Festival que organicé junto a otras muchas artistas en 4 ediciones cada 2 años, un maravilloso festival de mujeres artistas, organizado por y para artistas iberoamericanas en Berlin. 

En todo este período nunca encontré la manera de dedicarme y vivir del arte, pero tampoco tenía las herramientas para hacerlo, quizás tampoco era el momento, tenía que demostrar ingresos económicos fijos todos estos años para la renovación de visas, hasta que al final saqué la visa permanente (a partir del 8vo año y 70 cuotas de trabajo como mínimo) y después de eso, saqué incluso la nacionalidad alemana. Osea que ya no soy Tica en Berlin. Ahora soy tica-alemana en Berlín. Ahora tengo doble nacionalidad, aunque para Alemania, soy alemana y para Costa Rica soy tica. Todo eso gracias a Frankling Chang, (el astronauta costarricense que trabajaba en la Nasa y que se hizo estadounidense, pero que las autoridades costarricenses no querían perder como personaje nacional y ejemplo para las juventudes, haciendo una ley de que no se puede renunciar a la nacionalidad costarricense).

Así fué como estuve haciendo un coaching durante dos meses, (pagado por la oficina de desempleo), con Marietta Rodriguez Uranga una psicóloga sistémica muy buena con muchos años en Berlín y que conoce las problemáticas de las mujeres latinas en Berlín y Alemania. Si bien fue un período muy duro y profundo, me ayudó a entender muchas cosas, a ver las cosas desde otras perspectivas y a quitarme muchos miedos e indecisiones que tenía. Me dio un marco para animarme a empezar nuevos proyectos, retomar fuerzas y valor, reforzar la autoestima y a reconocer todas las herramientas que he ido acumulando a lo largo del tiempo, de las que puedo hacer uso, enfocarme en algo concreto que me motive y trabajar por ello.

Así es como les contaré poco a poco como es que he decidido que voy a dedicarme a la fotografía y a retomar poco a poco la pintura. La fotografía me ha acompañado desde siempre en mi vida, mi madre era fotógrafa y he vivido rodeada de fotografías(en aquellos tiempos era todo analógico), pero luego el paso a lo digital y al uso de la cámara para registrar mi proceso artístico, o el uso de la cámara para el registro en las investigaciones sociales durante mis años universitarios.
Si bien nunca contemplé la fotografía como un medio que quisiera desarrollar como una forma económica de vida, he llegado a la conclusión de que necesitaba hacer cambios fuertes y arriesgarme a hacer cosas que me motivan un poco más y espero poder llegar a combinarlo (no en sentido estricto) con la pintura, en el sentido de poder dedicarme a ambas actividades y que entre las dos me permitan vivir de mi trabajo, de algo que en definitiva es lo que mejor se hacer, todo lo relacionado con las artes visuales.

Para quienes quieran seguirme en Instagram, he iniciado tres cuentas, una de mi trabajo pictórico y dos de fotografía.


Te has quedado en el desempleo en Alemania, que has hecho y como te has vuelto a integrar al trabajo. Alguna vez te ha pasado que sentís que tenés que hacer cambios radicales en tu vida y empezar una nueva etapa? Vale la pena lanzarse y arriesgarse a nuevos proyectos, sabiendo que puede salir todo mal, pero aún así sentís que es mejor hacerlo que quedarse con las ganas?