martes, 20 de mayo de 2014

Reflexiones y preguntas sobre la situación de la mujer en el sistema del arte, de la sociedad, de la cultura y de la vida.



La Fogata - Tiza pastel (2000)

Hay algunas lecturas y documentos que he revisado en los últimos tiempos que me han hecho reflexionar un poco sobre el estado de la mujer en el sistema del arte, de la sociedad, de la cultura y de la vida.
He pasado por algunas crisis de identidad en relación con lo que hago y he hecho por mucho tiempo en la vida: la pintura. Me he cuestiondo si vale la pena seguir luchando, si vale la pena el esfuerzo. La vida de los artistas y el posicionamiento de su trabajo es más difícil de lo que parece y eso atañe tanto a hombres como a mujeres.

Sin embargo cuando vi este gráfico por primera vez(Representación de las mujeres españolas en el sistema del arte), me he quedado muy triste y pensativa. (Aquí la situación de los hombres en el arte). Los gráficos pertenecen a un estudio que se realizó en España en el 2012, resultado de varios estudios y finalmente publicado por el MAV. (Mujeres en las Artes Visuales). Tal vez este estudio no se pueda generalizar para todo el mundo, pero sin duda es una tendencia y un referente demoledor. Las estadísticas hablan. Los casos particulares son la excepción.

De ese ejército de mujeres que están en la base de la pirámide estudiando arte y visualizando una carrera, trabajando y creando obra, al final de la pirámide están tan poco representadas en las esferas de realización profesional que deja en evidencia que algo sucede entre el inicio de la vida profesional o emergente y la verdadera consolidación de una carrera artística. Como indica el estudio en su síntesis:

''En España únicamente por ser varón un artista tiene tres veces más de oportunidades que una artista de obtener un premio, o beca, cuando se transita el periodo de profesionalización, así como le pertenecerá 3 de cada 4 oportunidades de ser representado por una galería: más de la mitad de los artistas varones con galería llegan a mostrar y vender su obra en la feria internacional ARCO.

Por el contrario, por ser mujer sus oportunidades de obtener premios y becas en el tramo de profesionalización se verán reducidas sólo a un tercio, criba que se redobla al optar a solo 1 de cada 4 oportunidades para ser representada por una galería, y de estas, menos de la mitad llegan a mostrar y vender su obra en la feria internacional ARCO: las artistas españolas suponen tan solo el 8% de los artistas en ARCO.''(Cierre de cita)

Si bien las mujeres son mayoría en la etapa formativa en casi todos los ámbitos de estudio de las artes visuales, así como de Historia del Arte, su posicionamiento en los diferentes ámbitos profesionales siempre es minoritario, si bien están mejor posicionadas en las áreas de gestión, coordinadoras de exposiciones temporales, incluso de galeristas, que en su realización como artistas o en los puestos de más prestigio como la de directoras de museos. En definitiva forman y hacen del sistema del arte un motor fundamental, pero me entristece que sean tan pocas las que finalmente llegan a realizarse y a tener el reconocimiento social que si tienen los hombres cuando de obra se trata.

Bueno, para quienes quieran profundizar en este estudio les dejo el link del documento completo aquí. 

Por otro lado el otro día leí otro artículo que hablaba más o menos de lo mismo pero en el área del cine, cuando Jane Campion, la única mujer que al día de hoy ha ganado una Palma de Oro en Cannes y hoy es parte del jurado, salió a dar su perspectiva del asunto en conferencia de prensa durante el festival. Hay varios artículos al respecto, el que leí inicialemente era este en inglés y encontré este otro que está en español y que tiene más o menos el mismo contenido.

Esos artículos que hablan de la evidente ausencia de creadoras mujeres en las más altas esferas de reconocimiento, son los que me tienen dando vuelta a la cabeza desde hace días o meses, desde que participé en la organización del Fieber Festival y me tuve que preparar para algunas entrevistas, de porqué hacíamos un festival y una exposición de artistas mujeres. Y hay muchos artículos más si uno quiere seguir informándose. Este estudio, Mujeres y hombres en el audiovisual español habla de la situación de la industria del cine por género. Este otro habla sobre las artistas invisibilizadas en la historia del arte, escrito por Ángeles Caso, quien ha escrito un ensayo al respecto y que ya lo he mandado a traer y que se llama: Las Olvidadas: Una historia de mujeres creadoras. O este estudio del Insituto de las Mujeres de México: Las Mujeres en la Cultura y las Artes. Enfin, han de haber muchos estudios que hablan de las desigualdad de los diferentes campos profesionales donde la mujer siempre está en desventaja, ya sean científicos, políticos, salariales, deportivos, etc y que profundizan en las particularidades regionales y culturales.

Todo esto puede sonar a lugar común para los que manejan la temática, el asunto es que cuando se interiorizan estas cifras y circunstancias uno se pregunta para si misma, ¿Porqué?, ¿Que sucede? ¿Como lo veo yo en mi cotidianeidad?, ¿Que hacen los hombres que las mujeres no hacemos?

Y lo que viene como reflexión interior de mi parte son estas dudas e inquiteudes, que más que certezas, son preguntas e intuiciones. ¿Será que por regla general los hombres son mucho más competitivos que las mujeres?, ¿Será que los hombres en general tienen una autoestima mas alta que la de las mujeres y se creen más lo que hacen, lo que dicen, lo que creen aunque no estén en lo cierto o aunque pinten unos cuadros que dan pena ajena, o aunque destruyen el planeta?, ¿Será que las mujeres dudamos más de nosotras, o nos dejamos caer más fácilmente en la apatía y el desaliento, mientras que los hombres más acostumbrados a la lucha y a las caídas saben sobreponerse a los golpes de la vida y a las dificultades, retoman su camino?, ¿Será que fácilmente nos hacen cambiar de opinión?, ¿O será que fácilmente nos convencen con sus cuentos, porque tienen una retórica y unos argumentos más fuertes?, ¿Porqué pedimos permiso?, ¿Porqué pedimos siempre aprobación?

¿Porqué si bien podemos ser muy competitivas en muchas áreas laborales y a pesar de que en general recibimos menor salario en todos los ámbitos, a la hora de luchar por nuestro trabajo artístico, propio e íntimo, por nuestro bebé creativo somos menos feroces a la hora de imponernos?. Será porque en general solemos ser "históricamente" más sumisas. ¿La sumisión está dentro de nosotras, como lo analiza este interesante artículo sobre la Reproducción social de las mujeres?. ¿Será porque muchas de nuestras antecesoras  han reproducido el estado de las cosas sin chistar, sin salario y aguantando lo que el destino les ofrecía, marido, familia, hijos? 

¿Seremos más autocríticas y dudamos más que los hombres y por eso no nos lanzamos con tanta seguridad y prepotencia para gritar a los cuatro vientos el resultado de nuestro trabajo? ¿O alrevés, somos muy poco agudas y profundizamos poco en lo que hacemos  y por lo tanto sabemos que tiene poco valor para el resto de los mortales?, ¿Será que somos menos orgullosas, o que en general el orgullo no forma parte de la "naturaleza" de las mujeres, salvo el ser orgullosa de tener unas tetas recién operadas y unas piernas de barbie o de los preciosos hijos que han criado?, que ojo que no es poca cosa(lo de los hijos).

¿Las mujeres, solemos hablar de nuestros logros profesionales? ¿O los minimizamos y nos cerramos en la visión de que sentimos siempre como que no hemos logrado nada o poco?, ¿Cual es el límite al que hay que llegar para sentirse orgullosa de uno misma?,  ¿Tiene que venir otro u otra y decirnos que se ha reliazado algo de gran valor?, ¿Sabemos reconocer nuestros aciertos y nuestros errores y visualizar el camino a seguir?, ¿Porqué necesitamos a veces que nos empujen, que nos motiven?

¿Será que los hombres por su herencia histórica-bio-cultural de cazador y recolector, de machos alfa tienen más espíritu de lucha, porque están acostumbrados a que se les nieguen muchas veces antes de lograr lo que buscan?, ¿O es que responden a esa necesidad de imponerse en el grupo para desplazar al jefe anterior, al guía anterior, al clarividente anterior, al macho alfa anterior(el fin justifica los medios) así como sucede en las ciencias con las nuevas teorías y los cambios de paradigmas?, ¿Será por esa costumbre de imponerse los unos ante los otros con la guerra, la violencia, con las religiones, con los sistemas económicos y políticos que están más acostumbrados a llegar a la cima de la pirámide?.

¿Las mujeres se quedan a medio camino de realizarse en su profesión por dedicarle muchos años a la maternidad?, he escuchado a algunas afirmarlo, o al menos afirmar que sienten que la maternidad las deja en una situación más vulnerable y en desventaja respecto a aquellas que no tienen hijos, pero también las hay que logran hacerlo todo, ¿cómo?, Super-womens. ¿Pueden las mujeres realizarse laboralmente teniendo hijos y bajo que circunstancias socioeconómicas y afectivas?,¿Si lo logran bajo que condiciones?, ¿Con nodrizas, educadoras y baby sitters?, ¿Con empleadas domésticas?, ¿Con una familia grande que las apoya?, ¿Con un compañero cooperador o como madres solteras?, ¿Con un trabajo a tiempo pleno, media jornada?, ¿Con la pareja que trabaja y gana lo suficiente para toda la familia?, ¿Gracias a alguna herencia que le permite dedicarse de lleno a lo suyo?, ¿Gracias a un padre rico que le subvenciona todo?. Tengo más preguntas que respuestas, porque evidentemente hay muchas historias y cada una con su particularidad. 

 ¿O acaso, las mujeres tendemos a perdernos más fácilmente en los deleites de la vida(que los hay muchos), en las pequeñas cosas, en el disfrute de la vida misma, que olvidamos lo que habíamos empezado a hacer y posponemos sin darnos cuenta lo que nos gustaba hacer?, ¿O es que de plano rechazamos esa visión competitiva y preferimos darle importancia a otras cosas y les dejamos el espacio libre a los que quieran competir?, ¿O es que acaso tenemos un impedimento para profundizar sobre las diversas problemáticas que se nos presentan en la vida, o en un área en particular, porque tenemos tantas cosas en que pensar que nos distraemos fácilmente en lo superficial, lo estético, la apariencia, los detalles, la depilación, la moda, el peinado, el maquillaje, las tetas falsas, la última colección de moda?.

Las mujeres estamos vistas, representadas e imaginadas como creadoras de vida(y también como objetos sexuales, de placer y de consumo para el hombre) y no de arte, ni de pensamiento, ni de libros, ni de cine, ni de puentes, ni de grandes obras, eso si somos las musas de las grandes obras y ahí si estamos representadas, siempre desde la visión de los hombres. Claro que hay mujeres en muchas áreas, y más durante el siglo XX y XXI y las muchas olvidadas de la historia. Pero pareciera que nuestra visión del mundo les interesa poco a los hombres, salvo cuando las mujeres aparecen desnudas en un cartel vendiendo algo o siendo folladas como las mas putas en la pornografía que todos ven. Como tampoco les interesa el fútbol femenino y tal vez por eso nos quedamos rezagadas en todas las áreas, ya que son ellos los que están en su mayoría en los puestos decisivos y prefieren y confían más en los hombres como bien lo dijo Jane Campion en esta entrevista (en inglés) donde además afirma, la vida no es una carrera. ¿O es que creamos cosas tan inacabadas, tan imprecisas, tan poco profundas, que ni nosotras mismas nos lo creemos, que no tienen valor en comparación con las cosas creadas por los hombres? Creo que hay de los dos, hay artistas hombres excelentes y mediocres, así como las hay excelentes y también mediocres. Tal vez nosotras mismas tengamos que creernos mejor esto y luchar más por ello.

Maternidad Carboncillo 29,7x42cm, 2010

Pareciera ser que el principal papel creador que se le asigna a la mujer y por el que estas se enorgullecen es el de las mujeres que engendran hijos, que si tienen suerte y los educan bien nacerá algún mesías o algún genio que modelará y representará el mundo con sus manos o con sus cerebros. Sin embargo las mujeres también engendran dictadores, enfermos psicópatas, soldados, asesinos y  explotados por el sistema. Y también están esas mujeres que acompañan a los grandes hombres, y las que dan su vida a la sombra de muchos de los genios creadores ya sea como compañeras o como madres. 

Muchas mujeres que han creado y hecho cosas han sido invisibilizadas, incluso como madres, por haber creado a grandes hombres y personajes. Hoy pareciera suceder lo mismo, solo que las mujeres hoy día tenemos mayor conciencia, aunque por lo visto no mayor aguante para esa lucha descarnada que implica la lucha en cualquiera de los sistemas o campos de batalla. ¿Como hacer, seguir el juego del sistema para lograr realizarnos profesionalmente, o es que ya nos estamos realizando de otras maneras sin lograr alcanzar esos objetivos que teníamos al inicio, porque en realidad la vida es mucho más que realizarse profesionalmente? y de por si el sistema en si, tiene ese componente competitivo y desigual que tiene a una minoría viviendo y explotando a una mayoría en las peores condiciones, porqué hacerle el juego a este escabroso juego?.

Vean, estas son las muchas preguntas y reflexiones que tengo, más que certezas son cuestionamientos, si al calor de la fogata quieren ayudarme a contestar o relfexionar desde sus perspectivas podremos sacarnos mutuamente las dudas y poder escuchar otras voces con experiencias variadas.

Publicar un comentario