martes, 19 de enero de 2021

Karina Villavicencio una artista que utiliza el cuerpo como superficie para la reflexión artística





De la ciudad de Córdoba en Argentina pasando un largo período en Marsella, Francia -donde realizó una maestría en artes- Karina Villavicencio llegó en el 2011 a Berlín para quedarse. Artista visual y de performance, curadora, investigadora y educadora. Sus prácticas artísticas están atravesadas por conceptos e ideas feministas, de la diversidad, la decolonialidad y el arte participativo. 

Karina Villavicencio es una artista comprometida con el cuerpo como principal superficie de experimentación y vivencia artística. Sus prácticas performativas-participativas son lúdicas e interactivas y buscan reflexionar desde el cuerpo  la experiencia del aquí y del ahora.

En Berlín ha formado parte de varios colectivos artísticos y políticos como Ni Una menos, Fieber Festival, APAB, entre otros y ha presentado sus performances en festivales como Normative Gaze in Performance art, Month of Performance Art Berlin, Festival Blauverschienung, Staatliche Museen zu Berlin, Berlin Art week, F*uK (Frauen und Kunst) e incluso ha creado su propio festival de Perfomance en Argentina, Córdoba (Prácticas in.visibles).



MR- ¿Como describirías tu llegada a Berlín en el plano artístico?, ¿Qué expectativas traías, cuáles fueron tus primeras experiencias y como lo ves ahora que han pasado 10 años de tu llegada?



KV- Berlín siempre me ha parecido una ciudad fascinante y humilde al mismo tiempo. Siempre he tenido la impresión de que hay lugar para todo el mundo en esta ciudad. Los primeros años me moví bastante y le puse mucho empeño al trabajo de red y a encontrar posibilidades y espacios para presentar mi trabajo. Iba a muestras, me proponía en proyectos, me contacté con muchísima gente, participé en eventos alternativos y llevé mi dossier a galerías acompañada de mi hijo en cochecito. Luego tuve un taller que me puso en contacto con otras/os artistas.




Karina Villavicencio, PAF Berlin 2019, Foto: Daniele Vidoni

MR- Después de haber estado viviendo 12 años en Francia en Marsella ¿te costó entender como funcionaba el mundo del arte en Alemania y en Berlín en particular? 


KV- En realidad nunca llegué a entender «el mundo del arte». Pienso que cuando se habla de entender, nos referimos también a integrar, encontrarle sentido y aceptar ese contenido que se propone.


Cuando aún estaba en Córdoba, no entendía por qué estaba fuera de los circuitos artísticos. Seguramente mi trabajo con dinámicas participativas no era atractivo para las personas que estaban en espacios de decisión -ya sea en la universidad o en instituciones culturales-. Para mis adentros me decía que era  joven y que aún tenía un recorrido por hacer. 


Por otro lado en Francia hay muchos festivales IN y OFF y ahí me di cuenta de la importancia de que existan diferentes tipos de espacios artísticos. Ya entonces me preguntaba: ¿Qué significa estar adentro o afuera de algo?, ¿Cuáles son los criterios?, ¿Cómo se podría hacer de otra manera?. 



Karina Villavicencio, PAF Berlin 2019, Foto: Daniele Vidoni

Hoy pienso que las instituciones artísticas son tan patriarcales como cualquier otro espacio. En los espacios de producción de cultura y de
exposición de arte se reproducen las mismas estructuras jerárquicas que criticamos en las instituciones escolares, en la armada o en la iglesia. La elección de lo que entra no siempre tiene que ver con la calidad del trabajo. Así es como yo lo entiendo hoy y una explicación de mi situación y la de muchas otras personas artistas que conozco.


MR- ¿Como te pareció la escena de Performance en Berlín?, ¿Te costó encontrar espacios donde exponer o conectarte con gente afín?


KV- Al principio me moví mucho en espacios alternativos. Siempre me he sentido cautivada por esos espacios, porque pienso que es ahí donde se producen nuevas ideas y donde se pueden experimentar y probar nuevos formatos.


Mi sentimiento en general es que cuando estaba presente en las reuniones de planificación de un evento, podía participar en él, pero en el momento en que no estaba o no asistía a una reunión, no se me llamaba. 


Mi sentimiento era de que no se tomaba en cuenta mi trabajo o que mi propuesta no era lo suficientemente buena como para interesar. Tener un espacio reconocido en la escena me ha resultado un poco más difícil.


Karina Villavicencio, PAF Berlin 2019, Foto: Daniele Vidoni



MR- ¿Cuáles han sido para vos los mayores retos y desafíos que has tenido que enfrentar en Berlín a nivel artístico? 


KV- Como madre de un niño pequeño full-time y sin hablar bien inglés no siempre me resultaba fácil el acceso a ciertos intercambios y oportunidades.

Hace unos años decidí que no quería hablar más inglés en los espacios artísticos. Intenté proponer hablar en otros idiomas en los espacios de networking, pero mi propuesta no siempre era bien vista, ni posible, ya que el inglés es el idioma más práctico e instalado en ciertos espacios. Y como no me gustan los monopolios idiomáticos, me alejé de esos espacios. Como consecuencia mi nivel de inglés se deterioró, pero por otra parte mi alemán mejoró.



Karina Villavicencio, Foto ©Maria Rapela, 2020


MR- ¿Por qué has elegido expresarte a través del arte performativo-corporal y del arte participativo? 


KV- Siempre tuve un interés por el cuerpo, las prácticas corporales y las dinámicas participativas. En Argentina estudié pintura, ya en Francia comencé a no verle más sentido a seguir pintando. ¿Para qué y para quién pinto?, me pregunté. Sin domicilio fijo, el problema de dónde guardar las obras se hizo cada vez más fuerte. 


Recordé a un profesor de la universidad que pintaba en gran formato y un día nos comentó que mientras viajaba, tuvo que adaptar su producción a su realidad y que de ahí salieron varias series en formato 10 x 15 cm. Me pareció una reflexión importante: adaptar los formatos de creación a nuestra experiencia vital. Y así, de a poco empecé a darle más importancia al cuerpo como superficie y como espacio de experiencia. Como artista empecé a desarrollar diferentes procedimientos y metodologías que posibilitaran esa experiencia artístico-estética. 



MR- ¿Cómo se entrelazan tu historia personal y tu trabajo performativo cuando te posicionás desde una perspectiva feminista y decolonial?


KV- Durante muchos años estuve trabajando con el concepto del «otro» del filósofo Emmanuel Levinas. Desde que me fui a vivir a Francia e influenciada por mi propia experiencia de cambio de país, ese concepto en mi vida y en mi obra se transformó en «otredad».


Empecé a tematizar ese sentimiento de «otredad» y de cómo una podía llegar a sentirse diferente a tal punto de no poder reconocerse a si misma. En esa búsqueda aparecieron mis primeras fotos macro, una serie de fotos donde exploré minuciosamente mi propio cuerpo. Durante muchos años trabajé con vellos y fluidos corporales. 


Luego desarrollé un trabajo sobre el concepto de Monstruo y sus metamorfosis, con imágenes abstractas que invitaban a los y las espectadoras a proyectarse.

Más recientemente cuando empecé a leer sobre filosofía de la liberación y las diferentes corrientes feministas, pude asumir de manera consciente los conceptos políticos-estéticos que subyacen en mi obra, como las ideas del intercambio, de la igualdad de participación, la cosa comunitaria y llevarlos más allá.


Mi interés por la performance -donde hay mucho de improvisación- y el gusto por los espacios públicos -con personas que no necesariamente forman parte del circuito artístico- tiene que ver con mi convencimiento de que no quiero apoyar las estructuras verticales ni cerradas. 


La importancia que otorgo al cuerpo en la performance me abre a vivir experiencias corporales que para mi son la confirmación de que ‘’la razón’’ es solo una facultad más que podemos usar en nuestras vidas para habitar el presente y la propia historia, pero no el único o el principal. 



Karina Villavicencio, Foto ©Maria Rapela, 2020


MR- Dentro de tu trabajo hay también un gran trabajo de archivo, ¿cuál es la búsqueda detrás de esa necesidad de catalogar pelos, gestos, voces, recuerdos? Quizás tu colección de pelos, sea una de las más particulares, contame un poco sobre tu relación con los pelos ¿Por qué y para que los archivás?


KV- Como lo mencioné antes, los pelos corporales han ocupado un gran espacio-tiempo en mi vida. Cuando llegué a Francia, empecé a trabajar con fotografías macro de mi cuerpo y del cuerpo de otras personas y fue así que empecé a percibir los vellos corporales como sujetos de imagen. Al principio coleccionaba las fotos de los pelos, lo cual me permitía mostrar la diversidad de la vellosidad humana y era una manera de visualizar mis reflexiones sobre los conceptos de identidad social, individual y humana. 

Luego durante las performances comencé a cortar y archivar los pelos en diferentes cajitas transparentes. Cada pieza recolectada era la evidencia de un encuentro espacio-temporal. En esos actos performáticos tematizaba los pelos corporales en relación con la limpieza, el erotismo, el pudor o la sexualidad y cada vez que me acercaba a un/una espectador/a para cortarle pelos, estos/as no estaban necesariamente preparados/as ni dispuestos para un acontecimiento como ese. 


Karina Villavicencio, Fieber Festival 2013 Foto: Ana Andra


En nuestra sociedad occidental, ‘’la razón’' y ‘’el pensamiento’’ ocupan un lugar principal y yo con este trabajo, me estaba acercando a la gente y a los conceptos desde el cuerpo: la yema de mi dedo tomando los pelos de la axila o de la pelvis de una persona que solo vería en ese momento. Esos intercambios de proximidad corporal con desconocidos me llevaron a entender la importancia de la energía que se vive en un tiempo presente.


En el marco de este proceso de investigación, los pelos fueron adquiriendo nuevos significados hasta que llegué a la conclusión de que el vello corporal es un elemento identitario importante en todas las sociedades. En nuestra sociedad occidental los pelos del cuerpo ocupan un espacio residual: son rechazados, negados, extirpados y blanqueados por no participar de la ‘’estética de lo liso’’que actualmente impera. A la vez empecé a hacer paralelismos entre ‘’los pelos rechazados’’ y ’’las personas que no entran en los cánones ideales’’ por ser gordas, por no ser blancas, por no ser europeas, etc..



Karina Villavicencio, Fieber Festival 2013, Foto: Ana Andra



MR- Contáme de tu más reciente trabajo ’’Your story piece’’(YSP) un archivo intercultural.

KV- YSP es un proyecto poético-político archivístico que invita a mujeres con historias migratorias a reconocerse como productoras y creadoras de material poético y político. Se trata de valorar y de visualizar los recuerdos que cada persona trae consigo y que, a pesar de pertenecer al pasado, nos habitan en nuestro aquí y ahora. 

Aunque esas historias y recuerdos ocupan un lugar marginal en los países de acogida, siguen influenciando nuestras vidas. En los encuentros y talleres que realizo los recuerdos son nombrados y expuestos en voz viva, a través de la escritura, con dibujos, a través de movimientos o gestos y se archivan en grabaciones sonoras, textos, fotografías, entre otros. Entiendo el concepto de archivo como estrategia de enunciación y visualización.

Como artista e investigadora me interesa abrir un espacio de creación, manifestación e intercambio de subjetividades y crear un espacio de construcción colaborativa y performativa de imaginarios, discursos y relatos alternativos. YSP es un archivo viviente, abierto y con una dinámica de retro-alimentación y de auto-desarrollo.

Cuando los recuerdos se evocan por medio de la palabra, a través de un dibujo o un movimiento, estos vienen a habitar el presente, se hacen visibles, actuales y permiten establecer una relación con el pasado. Las lecturas e interpretaciones de los archivos vivientes son abiertas, es decir que cada espectador/a crea su propio relato visual o auditivo a partir de los elementos dados. Los/as espectadores que acceden a estos contenidos orales, escritos o visuales pueden reconocerse o no en ellos, sentirse emocionados/as o sentirse confrontados/as con sus propios recuerdos personales y a observar su propia biografía desde una nueva perspectiva. 

Karina Villavicencio, Fieber Festival 2015, Foto: Carolina Boettner


MR- Karina, a veces los/as artistas que no están posicionados en el
 ’‘gran mundo del arte’’  pueden llegar a sentirse ’’rezagados’’ o ’’fuera‘’ de. Durante el Fieber Festival, donde trabajamos juntas recuerdo algunas reflexiones que se generaron en relación con el  ‘’gran mundo del arte’’ y  el ’’de la escena alternativa’’, de la cual formábamos parte. En el fondo es la gran discusión entre centro y periferia. Recuerdo que tenías unas reflexiones muy interesantes de como posicionarse ante ese dilema.

KV- Como artistas estamos siempre a la espera de ser legitimadas por instituciones, festivales o galerías dirigidas por personas que a su vez reproducen patrones y donde la posibilidad de experimentar se reduce.
 
Pienso que los lugares alternativos son los espacios para la experimentación y los que nos permiten realmente intercambiar y animarnos a hacer algo. En los espacios ya legitimados no es tan sencillo permitirse cosas, permitirse ser diferente del mainstream.

En un momento dado tomé consciencia de que, como mujer no europea, madre y artista quedaba fuera de muchos espacios por diferentes razones de índole estructural más que estético. El sentimiento de estar en la periferia y de no poder llegar al centro era cada vez más fuerte y es ahí cuando tomé consciencia de que la única solución para mí era la de dejar de repetir discursos sociales aprendidos y comenzar a contar mi propia historia, es decir, ponerme a mi misma en el centro de mi discurso. No se trata de una búsqueda individualista, sino de darse la posibilidad de hablar en primera persona, sin tener que citar a sujetos que a menudo son hombres, blancos y que están en espacios de poder, decidiendo lo que está bien o no, lo que está adentro o lo que se queda afuera. 

Es un trabajo deportivo que exige mucha concentración. Hoy en día no reflexiono más desde la periferia, ahora me posiciono, trabajo con mi pensamiento y mi obra desde el centro, mi centro.



Si quieres saber más de Karina Villavicencio, o contactarla para un taller de Your story piece, visita su web: KarinaVillavicencio.com
 
o síguela en Instagram @Karina_Villavicencio_



Sobre la autora del blog:


Maria Rapela es Artista visual, fotógrafa con formación en antropología social. Ex-coordinadora del Fieber Festival, gestora cultural, creadora y editora de contenidos online. Fotógrafa especializada en retratos para artistas, actores/actrices, emprendedores/as en Berlín, entre otros. 


                                               Entrevista patrocinada por




Todos los derechos reservados ©Maria Rapela 2020 -Si quieres compartir el contenido lo debes hacer citando y enlazando a la fuente original, escríbeme por privado a maluigi79 (@) gmail(.) com. 

 

2 comentarios:

Unknown dijo...

Hermosa entrevista. Gracias por darle forma y compartir. Muy enriquecedora.

Unknown dijo...

Muy interesante el reportaje,me encantó, ella luchó por llegar al lugar que esta con mucho esfuerzo. Aplausos.

Documental corto sobre la Exposición de arte - Taumel der Tatsachen, Berlín, julio de 2021

Filmstill, las 5 artistas frente a la galería K-Salon, Berlín, julio 2021 Muchas veces en una exposición de arte se reúnen obras y trabajos ...